Primera fase de tratamiento. Empieza con niños pequeños con edades comprendidas entre 6 y 10 años. Corregimos las anomalías esqueléticas presentes, que dada la gran capacidad plástica de los huesos a esta edad, pueden intervenir en el crecimiento y desarrollo del niño.

Las ventajas de estos tratamientos consisten en que podemos detectar las posibles malformaciones esqueléticas y dentarias que se agravan con el tiempo, convirtiéndose en un problema óseo que trae consigo la maloclusión esquelética, asimetría facial, dolores musculares o incluso pueden derivar en tratamientos más complejos a la adultez. Estos tratamientos infantiles son tratados con aparatología muy sencilla y en un período muy corto de duración. En la clínica se controla hasta que finalize el recambio de los dientes de leche a los definitivos y que el crecimiento del hueso se exprese.[/list]

RESULTADOS: (PREV / POST)
Paciente de 9 años de edad con lingualización importante de incisivos superiores, alteración del aspecto facial, sobremordida y maloclusión esquelética grave. El tratamiento a temprana edad consistió en colocar los incisivos superiores rectos en una primera fase para dejar espacio a la mandíbula a adoptar una posición más adelantada, produciendo un movimiento de ortopedia para en una segunda fase colocar aparatología ortodóntica en todos los dientes, con el objetivo de su alineación y ajuste de oclusión.